La gastronomía francesa con el alma de Les Grands Buffets

La gastronomía francesa con el alma de Les Grands Buffets

Una escapada gastronómica de esas que alimentan el alma – y que tanto nos gustan en Times- es la que hicimos a Narbona (Francia) con un fin: redescubrir el auténtico concepto de buffet francés; osea el festín gastronómico con mayúsculas, ósea disfrutar de la más alta calidad de recetas e ingredientes con productos autóctonos.

En resumen: tuvimos una visita de ensueño a Les Grands Buffets, que por si alguien aún no ha oído hablar de él -raro- es lo más parecido a un paraíso gourmet; sobre todo si, como nosotras, eres amante de los quesos; de los postres caseros, del chocolate, de las recetas eco y healthy, de las creaciones artísticas…  Vamos ¡De todo lo que se come en general y de la buena mesa en particular! Pues estás en el lugar correcto.

Y no solo porque, cuando cruzas su proveedora entrada, te veas sobrecogido por un mundo de sabores del que te costará salir; si no porque su propietario y fundador, Luis Privat, le ha puesto eso que nosotras sabemos reconocer muy bien en cuanto lo vemos: amor. Amor a lo que hacen, a la gastronomía local, al producto, al vino de calidad, a sus clientes y a todo el equipo que lo hace posible. Y cuando hablamos de amor lo ponemos en mayúscula: mimo, mucho mimo y cuidado a la exposición de los platos, a la elaboración de las recetas, al producto y que sus cocineros y chefs trabajen rodeado de arte y espacio.

Y eso es lo que no se ve porque lo que se ve está … ¡Para dejar de verlo, devorándolo!. Casi sin defensas es cómo te enfrentas al buffet de quesos mas grande de Francia -¡110 quesos!- provenientes de todos los rincones de Francia y de Europa; suaves, curiosos, azules, mate in Italy, desde Grecia y, los más sorprendente por desconocidos para nosotras, los de la Región de la L’Occitania. Recomendación: sus exquisitos Roqueforts, Cantal, Salers… Aquí puedes ver todo lo que quieras sobre los quesos.  

Si la oferta de quesos te deja tiempo -a mi, poco- pasa al asador panorámico para elegir la carne, probar recetas tradicionales francesas como las patatas gratinadas o descubrir otras hechas al momento.

Recomendación: los huevos trufados…

La locura llega con los postres artesanales… –No words-  que son caseros, que se elaboran a diario y que están presididos por una inmensa fuente de chocolate, tartas tradicionales y hasta fruta ecológica para los más cautos. No os queremos desvelar más de la cuenta pero un secreto: los caramelos de frutas los hacen ellos mismos, cada día… CADA DÍA.

Y para llegar hasta Les Grands Buffets, la maravillosa villa de Narbona su canal; su catedral sin terminar; sus rincones, su pasado romano y, como no, sus mercados locales. Y, ya sabéis, donde hay un mercado, dentro está nuestra Cristina.

Gracias a Tryptic Comunicación por el viaje, y sobre todo a Maria por los detalles, la dedicación y el tiempo empleado. Nos quedamos con ganas de MÁS :D